Juegos divertidos para entrenar los movimientos oculares y la coordinación ojo-mano.

El juego es un muy buena manera de aprender y entrenar distintas habilidades visuales. 

Cuando nacemos, la visión es uno de los sistemas sensoriales que menos está desarrollado. Por suerte, la visión es un sistema dinámico, comprende diversas áreas cerebrales siendo modificable y entrenable. Desde que los niños son pequeños podemos estimular su visión con actividades y juegos muy divertidos, con los cuales lograremos mantener su atención, que interaccione al 100% con la actividad y de esta manera lograr una estimulación todavía mayor.

La visión es uno de los sistemas sensoriales más importantes para el aprendizaje y gozar de una buena salud visual es necesario para evitar el fracaso escolar, que se estima es un 30% debido a problemas visuales. Uno de los problemas visuales más comunes que afectan al fracaso en el aprendizaje de la lectoescritura son los movimientos oculares y la coordinación ojo-mano (si quieres saber más sobre los movimientos oculares pincha aquí). Por ello, hoy os traigo estos juegos para poder hacer fácilmente en casa y que, en específico, estimulan los movimientos oculares y la coordinación ojo-mano.

Juegos con pelotas

Las pelotas son un instrumento maravilloso. Desde muy pequeños, una pelota llena de color atraerá la atención de cualquier bebé. Dependiendo de la edad del bebé se podrá mover delante de sus ojitos para que la intenten coger con las manos, se podrá hacer rodar por el suelo para que la persiga reptando o gateando o, si son más mayores, el partido que se le saca a las pelotas en mucho mayor.

Podemos hacer pases una pelota entre dos personas, rodando por el suelo o de pie, lanzándola con ambas manos. Para dificultarlo se puede intentar hacer solamente con una mano o probar a utilizar dos pelotas, una en cada mano.

Canicas

Las canicas son otro instrumento maravilloso que muchos de nosotros utilizábamos cuando éramos pequeño y poco a poco se ha ido perdiendo. El juego que os propongo es muy sencillo. Colocaros en el suelo o en una mesa, con un vasito pequeño y una canica. El juego consiste en pasarse la canica de uno a otro utilizando el vasito para lanzar y para cazarla. Si esto resulta fácil, ¿por qué no intentarlo con ambas manos?. La cosa se complica. Por último, un estupendo ejercicio bilateral sería lanzar con una mano a la vez que se caza con la otra mano.

Pompas de jabón

Las pompas de jabón son atrayentes para cualquier niño. Un juego muy sencillo es simplemente jugar a seguir las pompas con los ojos en el aire e intentar explotarlas. De esta manera se entrenan movimientos oculares, coordinación ojo-mano y cálculos espaciales. ¡Es un ejercicio super completo!

Golpear un globo en el aire

Otro juego que le encanta a los peques son los globos y, gracias a ellos, podemos entrenar habilidades visuales motoras de manera muy divertida. Solamente necesitáis hinchar un globo y lanzarlo al aire. Lo difícil está en intentar que no toque el suelo en ningún momento, intentando hacer los máximos toques posibles.

Otra manera de jugar es lanzarlo al aire con las dos manos y recogerlo con las dos manos, de manera que no se caiga. Esto ayudará a entrenar la relación ojos-cuello, movimientos oculares y coordinación motora.

Imitar caras

Para lograr tener unos movimientos oculares precisos, es necesario saber controlar de manera voluntaria nuestros ojos, dirigirlos hacia donde queremos ver. Con el juego de imitar caras, se puede entrenar la forma voluntaria de movimiento de los ojos y la propiocepción, es decir, sentir dónde están posicionados nuestros ojos, lo cual ayuda mucho a lograr esa precisión de movimientos.

Poneros uno delante del otro e intenta que el peque te copie la cara. Recuerda hacer movimientos con los ojos, mirar arriba, a un lado, al otro… ¡Es muy importante el intercambiar papeles y que también imites tú al peque!.

close

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *