Control de la miopía mediante ortoqueratología (orto-k). Todo lo que necesitas saber.

La ortoqueratología u orto-k, pese a ser en la actualidad uno de los métodos más utilizados para el control de la miopía, sigue siendo un misterio para muchos. Sigue leyendo para conocer todo lo que necesitas saber sobre esta técnica.

Historia de la Ortoqueratología

Se sitúa el origen de la ortoqueratología (término griegos «orto» y «keratos» que significa poner recta la córnea) en China en el siglo XVII, donde los guerreros utilizaban pequeños sacos de arena colocados encima de los párpados mientras dormían para tener mejor visión en las batallas.

En los años 60 en Estados Unidos, George Jessen fue el primero en intentar modificar el error refractivo de miopía utilizando lentes de contacto rígidas con una técnica a la que denominó «orthofocus», pero fue Kerns quien definió la ortoqueratología por primera vez como «la reducción del error refractivo mediante la aplicación programada de lentes de contacto».

Por más de dos décadas la orto-k no tuvo aceptación debido a que la comunidad científica sostenía que no era seguro alterar la córnea central. Este hecho la convirtió en una ciencia «experimental» ya que solamente se disponía de la queratometría para intentar demostrar y evaluar los cambios topográficos de la córnea. La introducción de la topografía corneal proporcionó un método científico válido para el control de los parámetros corneales con mayor exactitud.

Nick Stoyan y Richard Wlodyga fueron los primeros en desarrollar una lente de «geometría inversa». Esta nueva geometría de lente de tres curvas efectuaba un aplanamiento más controlado y profundo de la córnea central. Si bien estos diseños constituían un avance con respecto a los métodos anteriores, todavía era necesario realizar cuatro o cinco pequeños cambios graduales aplanando la curvatura base para obtener un mejor control del centrado de la lente. En un período de tratamiento de tres a seis meses se conseguía un máximo de reducción de miopía de entre 2.00 y 3.00D.

La ortoqueratología moderna u «ortoqueratología acelerada» (AOK), ha permitido que los resultados sean visibles en un máximo de 30 días. Los nuevos materiales de alta permeabilidad han permitido que el uso de las lentes se lleve a cabo por noche y no por el día, lo que hace que el porte sea mucho más cómodo para el paciente y que se alcance una mayor efectividad, con un mayor rango de dioptrías que se pueden compensar. Actualmente hay lentes en el mercado que compensan hasta 7 dioptrías de miopía, entre 0.5 y 4 dioptrías de hipermetropía y entre 0.5 y 5 dioptrías de astigmatismo.

Efectos de las lentes de Ortoqueratología

Cambios anatómicos y fisiológicos corneales

Las lentes de orto-k actúan a través de la compresión para causar la migración y redistribución de células epiteliales corneales produciendo un adelgazamiento central y engrosamiento en la periferia media. Una buena adaptación es extremadamente importante para lograr el efecto deseado. Debe evitarse un ajuste demasiado cerrado y demasiado plano. Además, un buen centrado es también importante para evitar crear astigmatismo irregular.

La investigación y tesis española «Cambios fisiológicos de la córnea en respuesta al uso de ortoqueratología noctura» (Nieto, 2011) representa el primer estudio sobre ortoqueratología noctura que analiza variables morfológicas de la córnea con un periodo prolongado de seguimiento y que, a su vez, analiza la recuperación de los cambios encontrados tras la interrupción del tratamiento.

En esta investigación queda demostrado que las lentes de geometría inversa producen modificaciones significativas en la estructura y distribución del espesor de la capa epitelial y, en menor medida, de la estromal, por lo que su efecto es mayor en la superficie anterior de la córnea.

Cambios en el defecto refractivo periférico

El desenfoque retiniano es una de las causas más investigadas actualmente sobre el crecimiento en los ojos miopes. Cuando se compensa la miopía con lentes oftálmicas o con lentes de contacto convencional, se compensa solamente en la parte central de la retina, en mácula, pero en las zonas más excéntricas de la retina no queda compensado y en estas zonas aparece una hipermetropía periférica. Este desenfoque en la periferia actúa de estímulo en el crecimiento de la longitud axial.

Sin embargo, se ha demostrado que la orto-k, al mismo tiempo que produce una compensación del defecto miópico central, provoca un engrosamiento periférico epitelial, responsable de que los rayos focalicen ahora por delante y no por detrás de la retina periférica, creando un desenfoque miópico en esta zona, lo que puede retrasar el alargamiento de la longitud axial del ojo y, como consecuencia, retrasar el aumento de la miopía.

Comparación entre el desenfoque retiniano con gafas y el desenfoque retiniano tras orto-k

Estudios recientes sobre control de la miopía con Orto-K

Debido al descubrimiento de los cambios anatómicos y fisiológicos de la córnea y por tanto del desenfoque periférico que produce la ortoqueratología, actualmente es uno de los tratamientos más estudiados para la prevención y control del avance de la miopía.

Éstas son más efectivas que las lentes de contacto permeables al gas (LC RPG), son mejores que las lentes progresivas y multifocales y que la técnica de hipocorregir la miopía (la cual ha demostrado tener efectos contrarios). También presenta ventajas con respecto al uso de fármacos como la atropina, las cuales son evidentes desde el punto de vista médico y, pese a que se pensaba que podían inducir daños y moldeos corneales irreparables, actualmente con el uso de la ortoqueratología nocturna, además de proporcionar un efecto sobre la menor progresión de la miopía, la corrección es más segura y evita el uso de cualquier elemento compensador durante el día, por lo que también es estética.

Todos los estudios llevados a cabo recientemente sobre la orto-k y el control de la miopía han demostrado que la ortoqueratología reduce y detiene significativamente el aumento de la miopía. Entre ellos están el estudio LORIC (Cho P et al, 2005), el estudio MCOS (Santodomingo et al, 2009), el estudio ROMIO (Cho P y Cheung, 2012), el estudio CANDY (Bartels y Wilcox, 2009) y el estudio más largo de todos, de 5 años de duración, el estudio SMART (Davis et al, 2015).

Comparativa de los resultados de los principales estudios del control de la miopía con orto-k
close

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *